Marketing digital para yoga

Somos expertos en marketing digital y amantes del yoga. Te ayudamos a crear tu estrategia online para aumentar el número de tus alumnos. 

Desde captación de clientes hasta aumentar la notoriedad de tu centro de yoga. 
Una agencia de marketing digital involucrada de principio a fin.

Posicionamiento SEO

Consigue alumnos comprometidos para tu centro de yoga

Solicita un informe de situación

Sin compromiso te decimos en qué estado te encuentras. Recíbelo en menos de 24 horas.

Contacta con nosotros para empezar tu plan

¿A qué estás esperando? Prueba algo diferente.

¿Quieres recibir un presupuesto personalizado?

Responsable del fichero: Safe Marketing Online, S.L. Finalidad: envío de información sobre productos y servicios propios al suscrito. Legitimación: consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad.

Marketing para yoga

Hoy en día, la mayoría de las acciones de marketing para yoga se realizan de forma online. Además de gestionar correctamente las redes sociales, se puede estudiar la posibilidad de colocar un banner de publicidad en una web relacionada con esta actividad. Otra opción es recurrir a otros formados como publicar un blog con conceptos y consejos relacionados con el yoga.

Todas estas acciones de marketing para yoga se pueden realizar de forma conjunta. Pero es imprescindible cuidar los textos para aparecer en los primeros puestos de los buscadores y no olvidar la publicación de la información básica. En Internet tienen que estar el horario y la ubicación del centro, formas de contactar y las tarifas y promociones.

Captación de clientes para yoga

Este es el gran objetivo del plan de comunicación y el paso final que se debe dar. La presencia en redes sociales, los anuncios efectivos o la publicación de historias que muestren los beneficios del yoga dan un resultado positivo, pero el cliente tiene que ver que la relación calidad-precio del servicio es adecuada y, sobre todo, que está tomando la decisión acertada.

Los estudios de marketing para yoga indican que las personas dedican más tiempo a mirar los anuncios de un bien o un servicio una vez que lo han adquirido. Nuestro objetivo es evitar que esto suceda y las promociones son un gran aliado. Ofrecer descuentos especiales el primer mes, las recompensas o regalar alguna clase extra por la fidelidad es de gran ayuda.

Otra técnica muy habitual es la de hacer descuentos por traer a familiares, conocidos o amigos para que se apunten al centro. Esta acción es muy útil porque motiva a la persona, que ve cómo recibe una recompensa por atraer a un púbico a vivir una experiencia positiva. Recibir menos dinero de un cliente en un momento dado, pero lograr que ese hecho atraiga a más personas, siempre sale rentable.

Community Manager yoga

Toda empresa de marketing para yoga necesita contar con los servicios de un Community Manager. Este profesional se encarga de construir, gestionar y administrar la comunidad online alrededor de una marca en internet, creando y manteniendo relaciones estables y duraderas con sus clientes y, en general, con cualquier usuario interesado en la marca. Un Community Manager debe crear contenidos atractivos y de calidad, además de construir una comunidad online.

Comunicación para yoga

Un centro en el que se imparte yoga es un lugar diferente. Los planes de comunicación tienen que estar formados por acciones destinadas a conectar con todo tipo de público, ya que esta actividad es beneficiosa para cualquier persona. Además, debemos utilizar la tecnología y los nuevos canales de comunicación para abarcar el mayor número de potenciales clientes.

Informar es el principal objetivo del plan de comunicación. Actualmente, todos los centros aparecen en carteles, anuncios de radio o TV y en las redes sociales; para cumplir el objetivo, exploramos nuevas formas y formatos. En primer lugar, nos informamos bien del centro y de todas las actividades que realiza y que puede realizar.

A continuación, en el plan de marketing para yoga, tratamos de lanzar contenidos nuevos, relevantes y transparentes. Para lograrlo trabajaremos de forma conjunta con el equipo de personas que formen parte de la plantilla del centro aportando ideas innovadoras. No es necesario gastar grandes cantidades de dinero; de hecho, nuestros precios son muy competitivos, pero sí es importante destinar un presupuesto a la gestión de redes sociales. Estos canales deben estar en constante movimiento y los comentarios y mensajes de los usuarios deben tener una respuesta.

Para que se cumpla este plan a la perfección aportaremos instrucciones claras y ejecutaremos los pasos a seguir diariamente. A la vez que realizamos estos trabajos, mediremos los resultados y así sabremos si cada acción da el resultado esperado, o si tenemos que hacer pequeños cambios para llegar a más personas, generar más tráfico y, por tanto, conseguir más clientes.

Publicidad para yoga

Las acciones publicitarias de marketing para yoga tienen un fin comercial y nuestro objetivo es lanzar mensajes que muestren los beneficios de practicar yoga. Para vencer a la competencia, hay que diferenciarse de ella, por eso nuestra idea es ir más allá de un anuncio en prensa o de un post en redes sociales.

Con el objetivo de que la publicidad para yoga sea totalmente diferente, en la publicidad y marketing para yoga usaremos técnicas como el storytelling. Estas acciones se basan en contar una historia. Podemos poner como protagonista del relato a una persona de avanzada edad que haya conseguido mejorar su flexibilidad practicando yoga, o mostrar testimonios de personas que han logrado canalizar el estrés diario practicando esta actividad.

El marketing para yoga tiene que demostrar que el yoga funciona y que el receptor se sienta identificado con la historia que se le transmite. En principio, el vídeo sería el mejor soporte para lanzar este relato. Además, se pueden utilizar las stories de Facebook o Instagram para hacer pequeños avances durante los días anteriores y que los usuarios se sientan atraídos por saber qué se les va a contar.

Otra forma de atraer a posibles clientes es utilizar el formato de la imagen. Se pueden hacer entradas de personas que no eran capaces de realizar ciertos movimientos, y publicar cómo meses más tarde sí han podido realizarlos. Motivar al receptor y que vea mejorías en personas cercanas a él es fundamental para captar su atención y que sienta ganas de probar la experiencia.

Siguiendo la línea de la innovación, en el marketing para yoga también se pueden crear podcasts en los que se entreviste a los profesores para resolver las dudas que dejan los usuarios en las redes sociales. Este tipo de publicidad es totalmente innovador y busca que el cliente se sienta identificado y, además, esté seguro del servicio que está contratando.

Otra opción es utilizar este soporte para que los profesores recomienden listas musicales de relajación o aporten pequeños consejos sobre respiración. Estas acciones tienen el objetivo de lanzar el producto sin emitir un mensaje de compra directa que pueda generar rechazo. Además, en caso de que no se cumpla el objetivo de que el receptor se apunte, este se llevará una buena impresión y recomendará el centro a su círculo más cercano.

Plan de marketing para yoga

El plan de marketing para yoga es la guía que nos permitirá saber que se están dando todos los pasos acordados y llevar un control de los mismos. También nos permite saber de qué punto partimos para, en base a ello, tomar unas decisiones u otras. Esta estructura nos mostrará el camino y nos permitirá saber cómo se desarrollan las acciones destinadas a la captación de clientes.

En primer lugar, haremos un análisis de la situación actual. Descubriremos por qué no se apuntan suficientes personas a las clases de yoga. También valoraremos los recursos de los que dispone el centro para poner en marcha las acciones que logren despertar la curiosidad del público y que las personas pasen por la recepción y se matriculen.

Para cumplir con este objetivo, emplearemos herramientas como el análisis DAFO, que nos permitirá descubrir las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que podemos aprovechar para conseguir nuestros objetivos. Siempre trataremos de sacar el máximo partido al capital humano y material del que disponemos.

A continuación, haremos un análisis de la competencia. Veremos cuáles son sus puntos fuertes, qué técnicas han utilizado para conectar con el público y también comprobaremos cuáles son sus puntos débiles. Para lograr esto es necesario analizar sus anuncios y publicaciones.

La siguiente acción del plan de marketing para yoga será hacer un análisis de nuestro público objetivo; saber a quién nos dirigimos es fundamental para fidelizar clientes y atraer a personas de ese mismo círculo. Descubriremos qué les emociona, sus gustos, las aspiraciones que tienen y qué es lo que no quieren que ocurra en sus vidas. Todo esto nos servirá para enfocar la campaña.

Después, crearemos un calendario en el que plasmaremos los objetivos que queremos cumplir. No estableceremos metas que no podamos cumplir. El plan de marketing para yoga que haremos será totalmente real. Aunque nuestra idea es no quedar conformes e ir mejorando en la medida de nuestras posibilidades, pero siempre seguiremos un plan que se ajuste a la realidad y, sobre todo, al presupuesto del que se disponga.

Nuestro siguiente paso será crear un plan de actuación. En él aparecerán detalladas todas y cada una de las acciones que vamos a realizar: el número de anuncios que vamos a lanzar, los soportes que utilizaremos para hacerlo y el contenido de estos. También haremos lo mismo con el marketing digital para yoga, mediante un calendario que marque las publicaciones en redes sociales. Estas herramientas tendrán un gran protagonismo durante todo el proceso.

El objetivo final de este plan de marketing para yoga es que aumente el número de clientes del centro de yoga. Al final del proceso haremos una evaluación de las acciones emprendidas. Una buena forma de saber si hemos dado los pasos correctos es preguntar a los usuarios por el nivel de satisfacción y por el canal que han empleado para llegar a nosotros. Esta información nos aportará datos para mejorar el plan.

Estrategias de marketing para yoga

Las estrategias de marketing para yoga se realizarán en base al análisis de la competencia y del público objetivo. Generalmente, el yoga atrae a personas adultas de mediana edad y suele atraer más en el sector femenino que en el masculino. Aunque nunca nos cerraremos a atraer público de otros sectores. Últimamente, el deporte también está enfocado a cuidar de la mente y, en este nicho, el yoga tiene mucho que decir.

Uno de los aspectos que más pesa en la decisión final del cliente potencial es el precio. La mayoría de los gimnasios cobran una mensualidad por un número de clases mensuales, pero, además, el primer mes exigen el pago de una matrícula. Podemos probar a eliminar esa tasa o a bajar su precio. También es imprescindible que demos la opción de conocer las instalaciones del centro e ir a una clase sin ningún tipo de compromiso. Esta técnica dará seguridad al usuario.

El yoga es una disciplina que tiene varias modalidades y que se puede practicar de diferentes maneras. Esta es una circunstancia que debemos aprovechar. Una vez al mes se puede realizar un evento en el que un maestro especializado enseñe un tipo de yoga diferente al que se imparte en el resto de gimnasios de la ciudad. Esta clase tiene que tener un precio asequible con descuento para socios. Este evento conseguirá que alguna persona se interese por el centro y que además lo dé a conocer.

La opinión de los usuarios es fundamental para despertar la curiosidad de otras personas. Si algunos están dispuestos, podemos hacer publicaciones en las que cuenten cómo se ha desarrollado esa clase, lo que han aprendido, las sensaciones que han tenido y si repetirían de nuevo.

También, en el marketing para yoga es importante lanzar eventos en redes como Facebook para comprobar el número de personas que confirman asistencias o las que están interesadas en acudir al centro. Además, los comentarios que publiquen en estos posts nos darán información sobre el público.

Una red social que no deja de crecer es YouTube. La creación de un canal en el que se muestre el día a día del centro, cómo se realizan las clases y los testimonios de las personas que han participado es de gran ayuda. Esta herramienta también permite hacer directos, una técnica muy útil para que el usuario compruebe en tiempo real el funcionamiento de una clase.

Un aspecto que podemos reforzar es el de las recompensas. Se pueden dar pequeños regalos como una camiseta del centro por apuntarse, y anunciar que quienes lleven más de cinco meses recibirán productos similares o pequeños descuentos. El objetivo es que el usuario se sienta bien tratado, de esta forma recomendará el centro a otras personas. Un testimonio formado por una experiencia positiva es la mejor de las campañas.

Posicionamiento web SEO para yoga

Internet es la gran fuente de información a la que acude el usuario para informarse. Accede a ella a través de buscadores en los que aparecen inmensas cantidades de contenido. Para que esta persona se pare en el centro de yoga es necesario utilizar el SEO. Esta técnica, propia de la era digital, tiene el objetivo de indicarle al buscador que una página es útil y, por tanto, tenemos que lograr que la coloque en los primeros puestos.

Para poner en marcha esta técnica dentro del marketing para yoga, es necesario encontrar las palabras clave relacionadas con el tema, escribir de forma clara y directa y complementar el texto con numeraciones y viñetas. Este tipo de redacción es imprescindible para obtener visibilidad en la red y se adapta a la forma que tiene el usuario actual de informarse. Hemos de apostar por el contenido claro y rápido.

Si juntamos todas estas estrategias bajo un plan de marketing digital para yoga adecuado, los resultados llegarán. Nos dedicamos al arte de combinar la publicidad tradicional con la publicidad en Internet, para comunicar efectivamente a las personas interesadas en el marketing para yoga.