Marketing digital para pequeños comercios

Aprovecha las ventajas del marketing para atraer y fidelizar a tus clientes. ¡Saca el máximo partido a tu negocio!

Desarrollamos estrategias para captar nuevos clientes y proyectos para pequeños comercios de toda España. Sabemos encontrar los clientes que te interesan.
Te ayudamos en todo el proceso para conseguir una buena presencia online.
Nunca nos rendimos, nunca nos acomodamos.

Posicionamiento SEO

Consigue contactos de clientes potenciales y resultados reales

Solicita un informe de situación

Sin compromiso te decimos en qué estado te encuentras. Recíbelo en menos de 24 horas.

Contacta con nosotros para empezar tu plan

¿A qué estás esperando? Prueba algo diferente.

¿Quieres recibir un presupuesto personalizado?

Responsable del fichero: Safe Marketing Online, S.L. Finalidad: envío de información sobre productos y servicios propios al suscrito. Legitimación: consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad.

Comunicación para pequeños comercios

Vivimos en la era de la comunicación, del internet de las cosas y de las redes sociales, por lo que o controlas la comunicación o estás fuera. Las personas nos encontramos gran parte del día conectadas a una red a través de un perfil que actualizamos. Al pensar en el perfil que ofrecemos en la red, queremos que sea un fiel reflejo de nosotros y de nuestras aspiraciones.

Queremos que comunique a los demás algo atractivo y que señale lo mejor de nosotros. Por eso, intentamos siempre actualizar esa imagen, para que nuestros seguidores no vean inactividad en nosotros.
Con las marcas y las empresas pasa lo mismo.

Para que nos hagamos una idea, piensa incluso dentro de tu comercio. Imagínate que tienes una estantería con diferentes cajas de galletas. Una apenas tiene un color de fondo y otra tiene dibujos divertidos y recortables, ¿cuál cogerías? En los pequeños comercios también tenemos que aportar ese plus, para que los consumidores elijan nuestro establecimiento y no el de al lado.
Para comunicar correctamente, tenemos que conocer la materia prima, es decir, el producto que ofrecemos.

Ya tengas un restaurante, una tienda o un local de servicios, debes conocerlo bien.

En la fase de investigar nuestro producto es en la que nos damos cuenta de sus ventajas y sus debilidades. A partir de esta examinación, nuestra actuación se orientará a conseguir resaltar lo positivo, y cambiar la percepción de lo negativo. A veces, es incluso posible establecer una reputación desde el principio, cuando abrimos un nuevo comercio. En este caso, la comunicación inicial será vital.
Para gestionar esta clase de comunicaciones, muchas empresas grandes poseen personal encargado de ser la voz y los oídos de la empresa. Habitualmente, entendemos este apartado como el gabinete de prensa, aunque cualquier pequeña empresa puede contratar servicios muy concretos para poder gestionar también su propia comunicación.
Al contrario de lo que piensan muchos empresarios, la comunicación no solo es necesaria en momentos de crisis para paliar los efectos de alguna controversia. Esta clase de cuestiones se ven aminoradas si, repetidamente, una empresa destaca por su compromiso con alguna causa.

Esta manera de comunicar de forma directa ahorra problemas futuros y merece la confianza y el respeto del consumidor, que valora la transparencia.

Publicidad para pequeños comercios

La publicidad en los pequeños comercios algunas veces se ha considerado un elemento secundario. El argumento suele venir de la idea de que supone un gasto en vez de una inversión. Como ya sabemos, en este tipo de negocios los márgenes suelen ser muy pequeños y se intentan ahorrar costes en todo lo que se considere superficial.

Sin embargo, la tendencia está cambiando, ya que para que los productos lleguen a sus consumidores, deben de servirse también de promociones y publicidad. Así, más pequeños comercios podrán sobrevivir a largo plazo, invirtiendo una parte del presente en garantizar una marca que perdure en el futuro.
Para poder competir con las empresas más grandes y atraer clientes de grandes superficies, es necesario competir también en el segmento de la comunicación. La batalla publicitaria es un terreno donde se conquistan nuevos mercados. La clave está también en el tipo de publicidad, que en este caso suele ir más enfocada a los beneficios tangibles de un consumidor de pequeño comercio. Encontramos productos muy artesanales, servicios personalizados, cercanía con el cliente, precios más bajos, etc. Todas estas cuestiones pueden ser explotadas por este tipo de publicidad.
Muchos consumidores se guían, además, por sus principios a la hora de comprar.

Por este motivo, son muy cautelosos a la hora de elegir marcas y productos que puedan ir en contra de sus creencias. Así, cada vez más personas se decantan por el consumo en pequeños comercios como modo de reivindicar el consumo de cercanía respecto a las grandes superficies. Estos detalles deben ser tenidos en cuenta tanto en la imagen corporativa como en la publicidad y las redes sociales.
Para poder completar nuestra estrategia de publicidad, no podemos olvidar las redes sociales. No se trata solo de un medio para conocer a nuestro público, sino que también es un reflejo de la imagen de nuestra marca.

En las redes sociales podemos publicar tanto contenido abstracto como promociones explícitas.
Además, definir una imagen de manera clara y realista nos permitirá hacer una criba para captar seguidores fieles. A partir de ellos, podremos hacer otra criba de segmentación para saber cuántos están finalmente dispuestos a adquirir el producto. En caso negativo, también recibiremos información en forma de feedback sobre los frenos que evitan que estos pasen al bando de los consumidores.

Por ello, es fundamental una buena gestión de las redes sociales, de manera coherente con la realidad de la empresa y respetando siempre al consumidor.

Plan de marketing para pequeños comercios

El marketing no puede ser solo un conejo que sacamos de la chistera para vender el producto cuando ya lo tenemos. Por el contrario, debe abarcar toda la cadena, desde que se constituye la empresa o se empieza a fabricar el producto, hasta que lo recibe el cliente. El marketing debe constituir una línea integradora que mantenga la coherencia en todas las fases.

Por ejemplo, si en un comercio anunciamos que utilizamos bolsas reciclables, deberemos asegurarnos de que seguimos este criterio sostenible en más aspectos de la empresa.
No vale solo con querer vender una imagen en la última etapa, ya que esta imagen debe ser la consecuencia del plan de marketing por completo. Además, lo idóneo es que todas estas facciones de la empresa no solo estén unidas por un plan de marketing, sino que estén vertebradas por los valores del negocio. Se trata de asumir una identidad que justifique cada acción.
La logística, la producción, la gestión… todos estos apartados deben estar coordinados y servir al fin que establece el plan de marketing, para llevar nuestra propuesta de valor al cliente final.

Además, se debe mantener un escrutinio exhaustivo durante todas estas etapas, cuantificándolas al máximo. Así, podremos evaluar las alternativas que tenemos y hacer más eficiente el proceso.
Tras pensar en el producto o en el servicio que ofrecemos, tenemos que pensar quién va a ser el consumidor final.

A veces podemos elegir un público objetivo muy concreto, mientras que otras debemos ser realistas y simplemente llegar a conocer a este tipo de gente que llamamos clientes.

Si no calculamos bien a quién nos dirigimos o nos esforzamos en llegar a otro público que nos interesa más, podemos cometer el error de estar perdiendo clientela. Para evitar esto, primero tienes que conocer a tu cliente y luego fidelízalo, convirtiéndolo en parte fundamental de tu negocio.

Estrategias de marketing para pequeños comercios

Hoy en día, encontramos una gran variedad de estrategias que podemos incluso aplicar combinándolas entre sí. Para plantear estas estrategias, debemos hacer un balance previo de las anteriores, ver qué ha fracasado y qué ha funcionado.

Contar con estudios cuantitativos de los apartados de la empresa ayuda a dar solidez a la estrategia. De lo contrario, puede que descartemos estrategias porque consideremos que no funcionan, aunque realmente funcionen, pero a largo plazo.
La transformación digital es una de las principales ideas que se pueden aplicar actualmente en este aspecto. Utilizando diferentes procesos y medios, podremos ahorrar costes y conseguir tener una actividad más eficiente.

Estas herramientas también unen al mundo, acortando la diferencia respecto a nuestros clientes, que ahora están a solo un clic de nosotros. Esto lo vemos, por ejemplo, cuando observamos que la mensajería tradicional ha sido sustituida por el mailing.

Esta palabra, en inglés, hace referencia a las estrategias que se siguen en cuanto al correo electrónico. Así podremos dirigirnos a un grupo amplio de usuarios de internet y valorar sus respuestas hacia nuestros correos.

Medir si los abren, los leen o hacen clic en los enlaces son cosas que ayudan a dar forma a nuestra actitud respecto a ellos.
Esta técnica y muchas otras serían inútiles sin la inclusión del big data, un universo entero de información que nos puede ayudar a conseguir nuestros objetivos de marketing. Segmentar es la clave para ganar y, gracias a esta recopilación de datos, podemos llevar a cabo esta acción de manera sencilla.

En nuestro banco de datos podremos acceder a información vital sobre la composición de un mercado y de las opciones que tenemos en él.

Podremos evaluar cuántas personas en un área forman parte del cliente típico que nos visita, algo que nos puede permitir sopesar si compensa o no abrir un local en dicha zona.

Captación de clientes para pequeños comercios

Una de las estrategias más frecuentes consiste en replegarse e intentar a toda costa fidelizar al consumidor habitual a base de descuentos y promociones. Sin embargo, en los pequeños comercios existe no solo una fidelización previa, sino incluso un vínculo emocional entre consumidor y comercio.

Por este motivo, la opción más adecuada sería una campaña agresiva para captar nuevos clientes.
Quizás el área en el que podemos captar mayor público objetivo sea entre los usuarios habituales de grandes superficies o entre los asiduos a otros pequeños comercios.

Piensa qué beneficio aporta tu pequeño comercio que no puede igualar otro negocio de la zona. Una vez que tengamos recogida esta propuesta de valor en el plan de marketing, será el momento de transmitirlo.
Es necesario recordar que no existen técnicas inadecuadas, sino inefectivas. Al tratarse de un pequeño comercio sin el paso de la imagen de marca de una gran cadena, podemos ser creativos a la hora de captar clientes.

De este modo, podemos combinar tanto herramientas online como offline.

Marketing online para pequeños comercios

El marketing online es una herramienta que ha permitido a cualquiera hacerse un hueco en grandes sectores y nichos de mercado de la economía. Si ellos han podido, muchos de los emprendedores que tienen pequeños comercios podrán también utilizar esta herramienta para ganar clientes.
Si bien en el marketing tradicional la segmentación era importante, en el marketing digital lo es casi todo.

Como ya hemos mencionado, hoy en día contamos con herramientas digitales que nos permiten conocer todo sobre nuestros clientes o nuestros seguidores en redes sociales.

Un buen equipo de profesionales de marketing puede aprovechar esta información para dar la vuelta totalmente al modo de hacer las cosas en un negocio.
La competencia y los cambios a los que nos enfrentamos no son siempre planos o progresivos, sino que a veces corremos el riesgo de llegar tarde a las decisiones.

El marketing online, en cambio, nos mantiene siempre alerta, conociendo en tiempo real las tendencias y los cambios de actitud de nuestro público respecto a nosotros.

Cuantas más variables medibles introduzcas, mayor información tendrás.
Podrás realizar acciones importantísimas como sondear por internet en diferentes medios qué producto desearían tus consumidores que incorporases.

Imagina que regentas una tienda y estás indeciso entre contratar un proveedor u otro para un producto concreto.

Sondea a un grupo representativo mediante marketing online y obtendrás respuestas extrapolables.

Posicionamiento web SEO para pequeños comercios

La pelea por los consumidores se traslada también a internet y a las páginas de resultados de los buscadores. En este terreno debemos intentar siempre copar los primeros puestos, para que los consumidores casuales se fijen en nuestra página web.

A veces ni si quiera están buscando el producto, sino que necesitan información. Sin embargo, podemos medir el tráfico que redirigimos hacia nuestra web y analizar qué movimientos realizan los usuarios en ella. De esta manera, podremos adaptarla para que pasen más tiempo allí o hagan clic en las zonas que nos interesan más.
Para conseguir este tráfico, debemos hacer hincapié en una correcta señalización de las keywords.

Para esta materia nos pueden ayudar tanto especialistas en SEO como copywriters que sepan redactar contenido interesante utilizando las palabras claves mencionadas.

Con un blog y una web optimizada en este sentido, podremos atraer a muchos potenciales clientes que descubrirán nuestro negocio, nuestros datos de contacto o podrán acceder a la tienda online si la tenemos.
Utiliza estos consejos y podrás ver crecer tu pequeño negocio.

Busca, además, ayuda profesional, pues es una inversión que debería estar en el primer plano para conseguir dar ese salto de calidad que todos los pequeños comercios anhelan.